Ya con mejor aclimatación, subimos el segundo de los Ilinizas, el mas alto y por cierto, el mas técnico de la expedición.